Donaciones en vida

Donaciones en vida

¿En qué consiste la donación en vida?

La donación en vida es algo que se realiza menos de lo que se debería, en la mayoría de los casos por miedo y desconocimiento, también hay quien no puede donar por tratamientos o enfermedades. 

La donación en vida salva más vidas de las que creemos, de hecho, salva dos vidas en lugar de una, ya que alguien que lo necesita, por lo general con urgencia, recibe el órgano o tejido y el siguiente en la lista de esperas de órganos de fallecidos no tendrá que esperar más por una urgencia ni por cualquier otra circunstancia.

La mayoría de las donaciones se hacen tras el fallecimiento del portador del órgano o tejido. Los casos de donación en vida suelen ser donaciones a familiares o amigos de un círculo cercano, y por otro lado están las personas que donan de forma altruista, que se da en un menor porcentaje, para ayudar a personas que no conocen con el único fin de dar vida a personas que lo necesitan en muchos casos estas personas comienzan a donar porque en algún momento en su círculo cercano ha habido algún caso en el que se ha necesitado una donación.

Los órganos que se pueden donar en vida son:

  • Un riñón

El riñón es uno de los órganos más donados en vida, ya que, con un único riñón, que este sano, es suficiente para que este depure y realice la función necesaria para eliminar los residuos del cuerpo.

  • Uno de los dos lóbulos del hígado

El hígado tiene dos lóbulos y al extirpar uno de ellos este crece o se regenera hasta prácticamente alcanzar el tamaño original del hígado. Esta extensión o crecimiento del lóbulo del hígado se produce en muy poco tiempo tanto en el donante como en el receptor.

Cabe destacar de los dos órganos anteriores, que la recepción de los mismos, de un donante vivo, el órgano en cuestión es de mejor calidad y se recibe, por lo general, en menos de un año.

  • Un pulmón o parte del mismo, parte del páncreas o parte de los intestinos

Aunque los órganos nombrados en el epígrafe en ningún caso se regeneran, son órganos funcionales independientemente del tamaño siempre que sean órganos sanos.

Algunos de los tejidos que se pueden donar en vida son:

  • Hueso
  • El amnios, que se puede donar tras el parto.
  • Medula ósea
  • Células sanas de la sangre del cordón umbilical
  • Piel
  • Sangre, dentro de esta diferenciamos:
    • Glóbulos rojos
    • Glóbulos blancos
    • Plaquetas  
    • Suero que transporta las células sanguíneas de todo el sistema circulatorio

Requisitos para donar

Pero no creáis que donar es tan fácil, para poder donar hay que someterse a una evaluación, tanto si es sangre o médula ósea que pueden donarse en más de una ocasión, como si se trata de cualquier otro tejido u órganos son exámenes y evaluaciones diferentes pero que se han de llevar a cabo en ambos casos.

En el caso de trasplante se hace una prueba en el centro de trasplante donde se va a realizar la donación para determinar si se es apto o no para la misma y en el caso de donación de sangre o medula ósea la evaluación es más general y te dicen si eres apto para donar sobre la marcha. 

Este tipo de comprobaciones en los donantes se hacen con el único fin de evitar que se produzca ningún daño físico, psicológico o emocional en el donante antes, durante y despues de la donación.

Os voy a exponer mi caso, en diferentes ocasiones he intentado donar sangre y todas me han dicho que no, y yo molesta decía ¿Por qué? si yo me encuentro bien, no tengo nada, pues algo tan básico como ser de tensión baja hace que no te dejen ya que al sacarte sangre la tensión te baja aún más y haría que estuviera sin fuerzas durante un tiempo y no de forma momentánea, lo cual te considera no apto para donar sangre.

Para poder donar en vida debes tener un buen estado físico y buena salud, es recomendable que se tengan entre 18 y 60 años y no padecer ni haber padecido diabetes, cáncer, enfermedades renales o cardiacas o presión arterial alta. En el caso de la donación de sangre y medula ósea un cuerpo saludable se recupera de la extracción de estos con mayor facilidad.

Datos de interés

Donar en vida es algo precioso, emotivo, valiente, de admirar, pero también implica una recuperación y posibles complicaciones innecesarias, como cualquier intervención quirúrgica por lo que es aconsejable que se tengan en cuenta los riesgos que se corren al ser donante de órganos o tejidos. Además de posibles consecuencias económicas y laborales.

La mayoría de los estudios de recopilación de datos realizados, indican que los donantes en vida han gozado de buena salud a largo plazo. Aunque esto no quiere decir que no haya habido otro tipo de casos como los efectos del estrés en el órgano que queda.

El decir VOY A SER DONANTE EN VIDA, no es una decisión fácil de tomar, aparte de ser algo muy personal. Hay que considerar muchos aspectos y nunca se sabe cuáles pueden ser sus efectos ni a corto ni a largo plazo, lo cual hace que no se haga una llamada a la población para más donaciones en vida, aunque si se habla de lo beneficioso que puede llegar a ser y la satisfacción que da el REGALAR VIDA.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.