Dolor de encías: ¿a qué es debido? - Noticias Seguros Decesos

Dolor de encías: ¿a qué es debido?

Dolor de encías: ¿a qué es debido?

El dolor de encías es uno de los dolores más molestos que podemos tener los humanos, de hecho siempre se ha dicho que si los dientes nos salieran en la edad adulta no lo soportaríamos, este suele ser causado por el simple hecho de cepillarse los dientes con brusquedad, usar dentaduras postizas, tener ulceras bucales, alguna enfermedad o inflamación de la boca como la gingivitis (infección provocada en los huecos de las encías por los restos de comida), aftas (infección por hongos) o la periodontitis (se podría definir como una gingivitis grave) o por la retracción de las encías que ocurre con el transcurso del tiempo o envejecimiento de la persona. En el caso de las mujeres también pueden producirse por cambios hormonales como en el embarazo, alrededor del tiempo en el que está con el periodo o con la menopausia.

Dolor de encías: remedios caseros

En caso de tener dolor de encías y ser tu único síntoma te aconsejamos que pruebes con estos remedios de la abuela, (remedios caseros), para calmar tus molestias.

  • Llena un vaso de agua y caliéntalo, sin dejar que hierva, después llena un vaso de fría y viértelo sobre el caliente, seguido añade una pizca de sal y mezcle muy bien. Con esta mezcla tienes que hacer buches en la boca y escupirla, estos enjuagues debes de hacerlo dos veces al día hasta que baje la inflamación de tu encía, ya que la sal ayuda a prevenir el crecimiento de bacterias.
  • Otra de las formas es probar con paños de agua fría y de agua caliente, se puede aliviar utilizando un único método o aplicando ambos de forma alterna a continuación os lo explicamos
    • Agua fría: coger un paño limpio y envolver con él una bolsa de hielo, presionar suavemente el hielo envuelto en el paño sobre la cara cerca de la zona de la molestia (nunca directamente sobre las encías.
    • Agua caliente: calentar agua a una temperatura que pueda ser tolerada por nuestra piel y empapar un paño en ella, una vez quitado el exceso de agua realizar la misma acción que con el agua fría presionando la zona dañada.
  • Este tercer remedio es un ungüento realizado con hierbas que se han utilizado como analgésicos alternativos en muchas ocasiones. Son hierbas antinflamatorias como el spilanthes, la cúrcuma o el clavo en polvo, al mezclar cualquiera de ellas con un poco de agua tibia hasta formar una pasta y aplicarla directamente sobre la zona de la encía dañada notaras mejoría, puedes ponértelas tantas veces como sea necesario.
  • El enjuague o spray bucal, se fabrica diluyendo aceites esenciales en un bote de spray vacío y limpio que nunca haya sido utilizado junto con agua. Se debe echar 5 gotas por cada onza de aceite. Agitar y rociar sobre la parte de la encía dañada. Algunos aceites como los de orégano, de clavo y de menta poseen propiedades naturales para bajar la inflamación, mejorar la circulación y aliviar el dolor.
  • Algunas bolsitas de té o infusiones pueden aliviar el dolor debido a que poseen propiedades antinflamatorias (calman el dolor), como el jengibre o la manzanilla, o por su alto porcentaje de taninos astringentes (absorben lo que quiera que sea que este irritando las encías), como él té negro, te verde o hibisco. Una vez haya hervido el agua y haya reposado la bolsita por unos 5 minutos, cuando ya se pueda tocar, aplicar la bolsita directamente sobre la parte de la encía dolorida.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad