Seguro de defunción: cobertura y ventajas de la opción familiar

Seguro de defunción: cobertura y ventajas de la opción familiar

Las ventajas de contratar un seguro de defunción para toda la familia

En el momento en el que un ser querido muere nos sentimos sin fuerza, es una situación que nos presenta la vida por la que a nadie le gusta pasar y mucho menos tener que realizar las gestiones necesarias que conlleva todo ello. El remedio más adecuado para evitar tener que pensar en los trámites y gastos que supone un sepelio, será contratar un seguro de defunción o decesos que cubra todo lo que hemos nombrado anteriormente.

Los seguros de decesos se pueden contratar de forma individual o familiar. Estos suelen adecuar sus coberturas a las necesidades del asegurado o los asegurados, así como a las costumbres que haya en la localidad donde viven. De esta forma las aseguradoras a través del seguro de fallecimiento saben que están cumpliendo con las últimas voluntades de los asegurados, dándole también la posibilidad de decidir si quieren ser sepultados o incinerados, así como de elegir nicho, tumba o columbario.

¿Qué cubre el seguro de decesos?

Además de hacer frente al servicio fúnebre de forma integral y a toda la gestión de los trámites relacionados con el fallecimiento, el seguro de defunción también nos ofrece otros servicios, que describimos a continuación:

  • Elección del cementerio donde quiere ser enterrado el asegurado.
  • Traslado nacional e internacional.
  • Asistencia jurídica y legal.
  • Ayuda psicológica para los familiares del tomador de la póliza.
  • Gastos extraordinarios que puedan aparecer como consecuencia del fallecimiento.
  • Cubre gastos de notaría para la gestión testamentaria.
  • Pone a disposición de los asegurados con dependencia la posibilidad de adaptar su vivienda en el caso de que lo necesitaran.
  • Seguro dental.
  • Segunda opinión médica internacional en el caso de enfermedades graves.
  • Conservación del ADN, además de la crio-preservación de las células madre para atender enfermedades en un futuro.
  • Seguro de accidentes en situación de fallecimiento o invalidez permanente o temporal del tomador.
  • Compensación diaria en caso de hospitalización.
  • Asistencia en viajes.

A la hora de contratar una póliza de decesos la prima de la misma se calculará en base a la edad del asegurado, su salud en ese momento y el coste que fijen las funerarias en el lugar de residencia de la persona. Además, se le sumara a estas condiciones las coberturas opcionales que decidamos incluir y el servicio fúnebre.

En el momento en que se produzca el fallecimiento hay que informar a la compañía donde tengamos el seguro de defunción para que nos presten los servicios que tenemos contratados pues si lo gestionamos a través de la funeraria nuestra aseguradora tiene la posibilidad de negarse a cubrir el importe total del sepelio.

Dar de alta a un seguro de defunción es un paso que debemos realizar en nuestras vidas, ya que ayudará a nuestros familiares cuando se produzca el fallecimiento a despreocuparse de todas las necesidades materiales y económicas que presenta una defunción. Además, de ayudarlos emocionalmente a sobrepasar el dolor que sienten en un momento así.